El capital privado es importante para recuperar la economía

Considerar al capital privado como una de las herramientas necesarias para estimular el crecimiento económico, atraer inversiones, generar empleo y mejorar la conectividad del país es hacer una mirada de la realidad muy acertada.


Los prestamistas particulares son muy necesarios entre otras tantas cosas, para impulsar obras de infraestructura, prestar servicios en áreas de generación, trasmisión, distribución y comercialización de energía, logística y telecomunicaciones, etc.

El aporte del capital privado permitirá "construir un país mejor con más y mejores oportunidades y progreso para todos sin distinción". Y sin duda que esto es así, sobre todo desde el inicio de la crisis, momento en el cuál las entidades bancarias tradicionales comenzaron a hacer la vista gorda ante los problemas que presentaban sus clientes y personas en general.

El país, necesita inversiones para apuntalar su desarrollo y reducir la pobreza que afecta a un gran porcentaje de la población. El capital privado invierte allí donde el Estado y la banca tradicional no llega, donde su presencia es nula. Esto implica la posibilidad de impulsar préstamos y créditos de capital alternativo (privado) para financiar a miles de personas que están rezagados desde hace años.

Lo cierto es que hoy, sin el acompañamiento de los prestamistas particulares infinidad de proyectos quedarían en el camino. En la actualidad de no ser gracias a los préstamos y créditos de particulares resultaría imposible conseguir financiación. Todos sabemos que los bancos están más ocupados en mantenerse a flote que ayudar a las personas a solucionar sus dificultades financieras.

Esto dio lugar al crecimiento exponencial de los prestamistas privados y, de no ser por ellos el colapso económico hubiera resultado mucho peor. No se puede negar que han sido muy flexibles en cuanto a las diferentes maneras de prestar dinero. Créditos y préstamos sin nómina o con Asnef, préstamos rápidos y urgentes, microcréditos, etc.

No quedan dudas de la importancia de los prestamistas de capital privado en Barcelona, sin ellos muchas personas estarían estancadas sin poder realizar sus sueños o solucionar el desfasaje financiero producto de las malas políticas empleadas por la banca tradicional con la mirada del estado hacia otro lado.