Seguridad del préstamo privado en Barcelona

Conviene conocer las características que ofrece el préstamo privado a en relación a la normativa y legislación actual, de esta forma podemos tener una idea aproximada de la seguridad del préstamo privado en Barcelona.
 
Seguridad del préstamo privado en Barcelona

En la actualidad el préstamo monetario entre personas particulares está permitido en nuestro país y la ley vigente lo regula.

Cabría hablar acerca de la ley 2/2009 del BOE del 1 de abril de ese mismo año. Esta ley se encarga de normalizar y legislar todos los asuntos que se ocupan del préstamo privado entre particulares, además deja fuera de este sector a aquellas personas que no son profesionales en la materia y no tienen la ética suficiente o han efectuado un mal uso de las fuentes de financiación. Gracias a esta normativa se da forma legal y se regula un servicio que durante años ha estado llevándose a cabo en el territorio nacional.

Por eso, para tener una idea más completa acerca de la seguridad del préstamo privado en Barcelona debemos conocer a fondo esta legislación, en referencia a la anteriormente citada ley 2/2009, en el capítulo II, podemos encontrar en el epígrafe que dice "actividad de contratación de préstamos o créditos hipotecarios" una serie de descripciones donde se explica la normativa que hay que cumplir. Se detalla la forma en que se regulan y las obligaciones a las que se deben ceñir las empresas que se dedican a efectuar préstamos o créditos hipotecarios. Estas actividades se pueden desarrollar de igual manera en comunicaciones comerciales y publicidad, en cuanto a la forma de desarrollar la publicidad de estos servicios, ésta debe dejar clara cual va a ser la tasa anual equivalente y debe detallarlo al público mediante un ejemplo que sea claramente representativo. En este ejemplo se debe indicar cuál va a ser el tipo de interés o cualquier otra cifra que este en relación con el coste total de los créditos o préstamos que se publicitan.

La legislación, normativas y leyes que regulan el préstamo privado en Barcelona nos dan una mayor seguridad y a fiabilidad sobre el servicio que se está llevando a cabo de créditos hipotecarios y préstamos en la ciudad de Barcelona, dichas actividades también se efectúan en el resto de España bajo las mismas normativas y leyes.

Esta ley 2/2009 exige también que las empresas de capital privado tienen la obligación de llevar a cabo una oferta vinculante de préstamo o crédito al consumidor, y en caso de que esta sea denegada al cliente; se le debe notificar dicha negativa. La oferta ha de realizarse por escrito, con la firma del directivo o representante de la empresa de capital privado, salvo de que existan circunstancias que impidan que esto se lleve a cabo, las cuales deben ser de orden extraordinario o externo. Esta oferta no podrá tener un plazo de validez inferior a 10 días hábiles a partir de la fecha en que se haga entrega al usuario.

En referencia al contrato de préstamo o crédito de tipo hipotecario, se pueden de manifiesto una serie de obligaciones que hay que cumplir exhaustivamente según la orden de 5 mayo 1994, esta normativa trata sobre la transparencia en la que deben efectuarse y las condiciones financieras de estos préstamos de tipo hipotecario.

De cualquier manera, los contratos han de incluir una serie de derechos que deben pertenecer ambas partes que estén implicadas y en referencia a cualquier tipo de modificación sobre el coste total del préstamo. Se aplica a las empresas de capital privado una serie de obligaciones que actualmente se están cumpliendo por parte de entidades de crédito, especialmente en lo que concierne al contenido de las escrituras de tipo público en las cuales se han de clarificar y explicar los detalles referentes a los préstamos o créditos hipotecarios.

Toda esta legislación aumenta una percepción realista sobre las características y la seguridad que ofrece el préstamo privado en Barcelona.

Hay que tener presente que las empresas de capital particular tienen que ajustarse a las exigencias acerca de los índices o tipos de referencia que actualmente se están cumpliendo por parte de otras entidades de crédito y que vienen recogidas, en el caso de los créditos hipotecarios a tipos de interés variable en la anteriormente citada orden de 5 mayo 1994. De esta manera, se regula un negocio de tipo jurídico, pero no se supervisa por el Banco de España sino que lo hará el organismo correspondiente de consumo.