El crédito crece y el capital privado se convierte en un actor inmobiliario de primer nivel

Desde hace ya unos meses estamos viviendo una senda alcista en la mayoría de indicadores inmobiliarios, ello lleva aparejado un notable crecimiento en la concesión del crédito hipotecario y ello, sin duda, eleva la participación y la cuota de mercado del capital privado en el segmento del crédito complementario al que ofrece la banca.


Crece el crédito, crece el capital privado


Cierto es que aún existen muchas divergencias en los datos aportados por las distintas fuentes que ofrecen los mismos, y cierto es que aun y en el caso en el que estos datos coinciden existe un temor a un excesivo recalentamiento del crédito bancario que pueda volver a desembocar en una nueva burbuja inmobiliaria e incluso los reguladores del mercado financiero se están planteando limitar a la banca su límite de concesión de crédito, pero cierto es también que ello demuestra la vitalidad de nuevo del sector y, además, aporta nuevas oportunidades al sector del capital privado, pues éste puede cubrir y cubre perfectamente ese espacio donde primero la banca no cubra y luego donde la banca no pueda llegar.

Concretamente, según datos del prestigioso analista de Fitch, el ritmo de crecimiento del crédito nuevo que se otorgue para vivienda seguirá una senda alcista importante, con un crecimiento para los próximos meses que podrá superar el 20%.

Cierto es que estas elevadas cifras de crecimiento deben matizarse pues realmente se está viviendo de unas cifras muy bajas de concesión de nuevos créditos, dado que la banca (no así el capital privado) se puede decir que ha tenido el grifo prácticamente cerrado desde hace más de un lustro, concretamente desde el 2008 y hasta recientes fechas.

Ahora bien, indicado lo anterior e indicado el largo camino de crecimiento que tiene el capital privado en el sector, conviene detenerse también a conocer otros datos que sustentan, corroboran y dan soporte a las previsiones de Fitch.

De modo que, un incremento de más de un 1%, concretamente un 1’2% (según datos oficiales del Ministerio de Fomento) del valor tasado de los inmuebles de uso residencia es un buen indicativo de este neto repunte de las transacciones inmobiliarias, y concretamente en el caso que aquí nos ocupa del crédito inmobiliario asociado a dichas transacciones.

Aún más esclarecedores resultan los datos aportados por los notarios españoles, quienes facilitan cifras de crecimiento de las transacciones cercanas al 11% en el mes de julio de este presente año 2015.

Sin duda alguna, los datos de la agencia de calificación Fitch parecen no quedarse cortos y parece claro que el flujo del crédito para usos inmobiliarios está  en franca expansión y rápido crecimiento, eso sí, los mismos tienen un importe de concesión medio que es de una quinta parta del valor de los créditos que se concedían antes del estallido de la burbuja inmobiliaria de la parte final de la década pasada.

A pesar de este crecimiento del crédito hipotecario y del menor valor de las cantidades concedidas una realidad es ineludible y asoma con preocupación: una gran parte de la población se queda fuera de este acceso al nuevo crecimiento del crédito hipotecario por no poder reunir las condiciones de acceso que impone la banca, por no reunir los requisitos que exigen las entidades bancarias para conceder la financiación.

Esa realidad ineludible y preocupante que impone la banca encuentra solución en el capital privado, pues este viene a cubrir ese segmento de la población que la banca no atiende, ofrece soluciones de financiación accesibles y facilita el acceso al crédito a todo el mundo.

Gracias al capital privado se desatasca la falta de acceso al crédito que provocan las restrictivas exigencias de las entidades bancarias y que, a pesar del crecimiento indicado a lo largo de este artículo, lastran las cifras globales del sector.

Por supuesto, todo este crecimiento del crédito inmobiliario también va asociado a un repunte del valor de la vivienda, una vivienda que de media ya vuelve a subir por ejemplo en términos de precio por metro cuadrado. Un crecimiento que, por ejemplo, se refleja en los datos facilitados por Fomento quien indica que después de 26 periodos trimestrales de descensos justo ahora se está produciendo el primer ascenso nominal de los precios.

Sin duda una nueva realidad, un nuevo periodo de crecimiento en el cual los prestamistas particulares del capital privado tendrán mucho que decir y mucho que aportar a la sociedad. En los próximos meses seguiremos viendo como estos actores cada vez tienen un peso más importante (más importante del que ya tienen ahora mismo que ya es mucho) en el sector.