2015: Un año relativamente bueno para la economía

Ahora que ya se acerca final de año, llega el momento de hacer balance de cómo ha ido económicamente el año a nivel nacional y, especialmente, cómo han transcurrido los últimos meses, pues tal balance puede ser un buen indicativo (o no) de la evolución de la economía a lo largo de los próximos meses.

Este año 2015 va a cerrar con una doble sensación, por un lado resulta innegable que el conjunto de la economía en su conjunto ha tenido una evolución positiva, y no sólo eso sino que parece consolidar el rumbo alcista pero, por otra parte, aún quedan muchos nubarrones en ese crecimiento y, además, no todo el crecimiento ni todas las sensaciones positivas se han trasladado a la economía en minúsculas, a la de las pequeñas cosas, a la doméstica, si bien debe reconocerse que incluso en este ámbito este año 2015 ha sido el primero desde hace muchos años donde la microeconomía parece también haber dejado atrás la asistencia mecanizada de respiración artificial, pero no puede negarse que como poco sigue convaleciente y con riesgos de recaída.

Centrando el asunto en datos concretos, podemos ver, por ejemplo, como el PIB español parece haber dejado ahora si lo peores momentos y no sólo ha reestablecido la senda del crecimiento, sino que la ha consolidado. Así, lejos quedan las cifras del año 2013, donde el mismo se contrajo un 0’4% en el primer trimestre con una tasa anual de un -2’7%, un -0’3% en el segundo trimestre con una tasa anual de un -2’1%, un exiguo 0’2% en el tercer trimestre con una tasa anual de un -1’5% y un también exiguo 0’2% en el cuarto trimestre del 2013 con una tasa anual del -0’3.



A partir de ahí, en el año 2014 todas las cifras resultaron positivas, si bien las tasas trimestrales no superaron en ningún trimestre el 0’7%  ni una tasa anual superior al 2’1%. La cosa ha cambiado a lo largo de este año 2015 y todos los trimestres han mantenido una tasa trimestral alcista (menos este último tercer trimestre donde ha reducido un 0’2% en relación a su antecesor), y lo más importante el PIB ha despegado ahora sí todos los trimestres desde el 2’1% con el que empezó el año hasta el 3’4% del tercer trimestre.

Otro aspecto destacado de este año es que a excepción de los servicios y la industria todas las tasas de variación inter-trimestrales de los principales suben con fuerza a lo largo del año. Así lo hacen, por ejemplo, el gasto de los hogares (de un 0’7% a principios de año a un 1% en el tercer trimestre del 2015), las exportaciones de un 1’1% a un 2’8% en el mismo periodo, las importaciones de un 2’2% a un 4% para las mismas fechas y la construcción de un 1’2 a un 1’7%.

Otros buenos valores son que el valor medio de los inmuebles se ha revalorizado a lo largo del año un 1’6%, 12 comunidades autónomas ya muestran precios inmobiliarios alcistas y en el conjunto del país el número de hipotecas firmadas va claramente “in crescendo”.