Distribución de cartera por perfiles de inversión para el año 2016

El año 2016 promete ser un buen año para las inversiones, o como mínimo eso parece según las estimaciones de los profesionales. Ahora bien, para sacarle el máximo partido al reflorecimiento de los mercados es necesario saber cómo distribuir la cartera de inversión. Y para saber cómo distribuirla lo primero que debe tenerse en cuenta es el perfil de riesgo de quien va a invertir.

Las carteras de inversión son algo parecido a las recetas de cocina: pueden resultar muy parecidas, pero nunca hay dos de iguales. Con esta máxima lo que se quiere decir es que por mucho que se pretenda decir aquella cartera ideal que corresponde a un determinado inversor nunca será una predicción exacta, pues luego cada persona con sus matices y sus particularidades deberá determinar la composición exacta de la cartera, pero sin duda una buena orientación supone una buena base desde la que partir.



Si se dividen las opciones de distribución de una cartera entre perfiles conservadores y perfiles agresivos, es decir, si se dividen las opciones entre aquellas carteras pensadas para inversores que no aman el riesgo y se conforman con menos rentabilidad o carteras que son hechas a medida de perfiles de inversores arriesgados que priman la potencial rentabilidad ante todo aunque sea a coste de asumir mayores niveles de riesgo, nos encontramos en un escenario en el que para los cautelosos una buena composición sea la que sitúe entre más de la mitad de la cartera y casi tres tercios de la misma en renta fija y para los amantes del riesgo la situación sea absolutamente a la inversa e incluso más allá, para estos más del 60-70% de la cartera en posiciones variables e incluso hasta casi la totalidad de la misma (más de un 90%) puede ser lo más recomendable.

Otra gran diferencia entre ambos perfiles es por ejemplo la que nos puede hacer determinar que para un perfil conservador lo más ideal sea diversificar en gran manera la cartera pues eso le permitirá diversificar el riesgo (ya de por si controlado por la alta exposición porcentual a activos de renta fija como antes de ha mencionado) y en el lado opuesto, los perfiles agresivos o arriesgados puede que sea más recomendable que inviertan de una forma más concentrada. Correrán mayor riesgo al poner “todos los huevos en la misma cesta” pero si aciertan con la cesta las ganancias serán mucho mayores.