La valoración de Uber

Uber es quizá la empresa enseña de la denominada “nueva economía” en lo que concierne a los conflictos que nuevos modelos empresariales generan, a las contradicciones y a las limitaciones legislativas que existen y un largo etcétera de elementos que podrían exponerse.

Pero Uber, a pesar de ser una empresa enseña en este aspecto y estar rodeada de conflictos, no parece inmutarse por ello, o cuanto menos parece no inmutarse su valoración, una valoración de record que la sitúa entre las empresas más valiosas del mundo y a la altura de grandes empresas históricas.

Sin entrar a valorar sobre la regulación o no que debe regir para este tipo de negocios y sin entrar a valorar otras cuestiones más de corte ideológico o subjetivo, sin entrar a valorar nada de todo ello ye entrando sólo a valorar las cifras empresariales de este nuevo coloso de los negocios, sin duda debe decirse que las cifras impresionan.



Recientemente, la cifra ha superado la valoración de los 60.000 millones de dólares estadounidenses, ello supone ver vista triplicada su valoración comparada con la que la misma empresa arrojaba hace tan sólo un año y supone que la misma tiene una valoración semejante a colosos como Morgan Stanley o incluso American Express, entre otras, por no mencionar que si la empresa cotizase y la empresa cotizase en España la misma se situaría entre las principales empresas del principal selectivo español, la empresa sería una de las empresas líderes del IBEX 35.

¿Hasta dónde puede desarrollarse la valoración económica de esta compañía? Sin duda su evolución es poco predecible, pero todo parece apuntar a que no nos encontramos ante un caso de empresa de moda o de una empresa burbuja, es decir de una empresa que ha subido muy rápido y que se desplomará en poco tiempo igual de rápidamente. Al contrario, todo parece indicar que Uber ha llegado para quedarse y para convertirse en una de las principales empresas del mundo.

Tres claros elementos juegan a favor de Uber. A pesar de la maraña legislativa y de los graves enfrentamientos legales que la empresa tiene alrededor del mundo sobre todo en su choque frontal con el influyente sector del taxi es difícil que a la larga el taxi pueda impedir modelos de negocio como los de Uber, existirá regulación, pero existirán Uber y otras enseñas pues difícil será ponerle puertas al campo. Luego, más allá de su negocio original Uber se está sabiendo expandir y diversificar su cartera de negocios muy bien y además está incorporando a importantes inversores en su seno como puede ser, por ejemplo, Microsoft.