Barcelona impone una cláusula social a los bancos

Nuevas novedades en el mundo bancario barcelonés, ya que a partir de ahora, Barcelona ha impuesto a los bancos que cobran sus recibos una cláusula social. Además, cabe señalar que  este nuevo protocolo impuesto también establece una importante rebaja de hasta el 14% en las comisiones que el Ayuntamiento paga a las entidades bancarias.

El Ayuntamiento de Barcelona, liderado actualmente por la alcaldía de Ada Colau, ha aprovechado la nueva firma del convenio con las entidades bancarias que cobran los recibos, tasas, precios públicos o multas municipales para imponer una nueva cláusula social.

Esta nueva cláusula, la cual afecta directamente a siete entidades bancarias, establece que el Consistorio “se reserva el derecho de denunciar unilateralmente” el convenio “en caso de que la entidad financiera lleve a cabo actuaciones en el ámbito social contrarias a la estrategia del Gobierno de la ciudad”.



Señalar que en dicho convenio también se fija una rebaja de hasta un 14% en las comisiones que el Ayuntamiento de Barcelona paga a estas entidades bancarias. En otras palabras, con esta medida, se calcula que aproximadamente la ciudad se ahorrará hasta unos 234.000 euros durante este ejercicio. 

Puede decirse que es la primera vez que se introduce una cláusula de este tipo, una cláusula “que pretende que la política financiera del Ayuntamiento esté vinculada a las prioridades y sensibilidades del Gobierno”

Esta decisión de modificar el “Protocolo para la prestación de servicios de cobro de tributos, precios públicos y multas” fue tomada a lo largo de la reunión del equipo de Gobierno que tuvo lugar el pasado 28 de diciembre. El anterior convenio vencía a finales de este pasado año 2015 y las actuales modificaciones introducidas forman parte de la práctica sobre la que ya vino advirtiendo el partido político de Ada Cola, Barcelona en comú, tras haber llegado al poder. Ello ha incluido la revisión de contratos, de convenios y de adjudicaciones.

Las siete entidades bancarias que están autorizadas a cobrar recibos municipales son aquellas entidades que poseen un tamaño notable, ya que el convenio fija que deben tener un mínimo de 50 oficinas en la ciudad barcelonesa y 10 millones de euros en recibos domiciliados. Las entidades son CaixaBank, BBVA, CatalunyaCaixa, Banc Sabadell, Banco Popular, Bankia y Santander.

A lo largo del año 2015, la ciudad barcelonesa pagó  hasta 1,67 millones de euros en comisiones y este ejercicio permitirá ahorrar hasta 234.066 euros.