España, menos atractiva para invertir que en 2015

Según la balanza de pagos publicada por el Banco de España, nuestro país ha perdido cierto atractivo como lugar de inversión para particulares y empresas. Al parecer, según indican las cuentas facilitadas por el Banco de España respecto al ejercicio registrado durante el mes de febrero de 2016, de nuestro país han salido, nada más y nada menos, que una cantidad aproximada de 7600 millones de euros en forma de activos y desinversiones, un total que se establece como diez veces más elevado que los 700 millones registrados durante el año pasado en las mismas fechas.
Estos números facilitados por el Banco de España son el resultado de la cantidad de dinero invertida por los extranjeros dentro de nuestras fronteras y del dinero que invierten los propios residentes españoles dentro de nuestro país. Según explica el Banco de España, los cambios tan extremos que se han registrado entre lo invertido durante el mes de febrero de 2015 y el mes de febrero de 2016, está directamente relacionado con las políticas monetarias dictaminadas por el Banco Central Europeo. Dichas medidas han provocado que dentro de nuestras fronteras se obtenga un exceso de liquidez que se ha ido filtrando hacia el exterior y que se ha visto traducido en la reducción de la deuda de los españoles, pero también en el uso de su dinero en forma de inversiones fuera de nuestro país.
Si echamos un vistazo al desglose de datos facilitados por el Banco de España, podemos encontrar un total de 21.400 millones de euros en inversiones de cartera, de los cuales fueron retirados por inversiones directas un total de 2600 millones de euros.

En cambio, si nos fijamos en otro tipo de inversiones, como pueden ser los préstamos o los depósitos, España ha recibido durante el mes de febrero la nada inestimable cantidad de 15.900 millones de euros. Además, en forma de derivados financieros nuestro país tampoco se ha quedado corto y ha recibido, nada más y nada menos, que 500 millones de euros.
Sumando todas estas variantes podemos decir que la posición neta deudora del Banco de España frente al exterior se ha visto aumentada en 13.000 millones de euros.
Durante los dos primeros meses del año, España ha obtenido un acumulado de inversión de 8400 millones de euros. En estos dos primeros meses se puede observar un curioso contrates entre el mes de enero, cuando España recibió en forma de inversiones aproximadamente unos 16.000 millones de euros, frente al mes de febrero, donde nuestro país ha registrado la salida de 7600 millones de euros.
Si nos fijamos en las cifras de los años anteriores, en 2013, coincidiendo con la mejora de la situación de la economía española, nuestro país recibió una inversión muy atractiva de 73.600 millones de euros, los cuales contrastan con los 5600 millones que se recibieron en 2014 y los 70.000 millones de euros que salieron de nuestro país durante el año pasado.
Habrá que esperar al avance del año para ver si la situación de inversión mejora dentro de nuestras fronteras y volvemos a recibir el apoyo, tanto de inversores extranjeros como de los propios de nuestro país.