El turismo ruso, por fin, regresa a Barcelona

Hace ya dos años que le turismo ruso dejó de interesarse por la perla del Mediterráneo. No hay que olvidar que la devaluación del rublo y la crisis de Ucrania han supuesto un parón inmediato del turismo ruso, lo cual se notó considerablemente en Cataluña, uno de los destinos turísticos preferidos de su población. Por suerte, las cosas parecen mejorar para los rusos y, por ende, para Barcelona, que ya durante el primer semestre del año ha recibido con los brazos abiertos a un 13.8 % más de turistas rusos que el año pasado. En números hablados de un total de 171.200 turistas que han podido disfrutar de Cataluña en lo que va de año. Los hoteleros de la zona esperan con ansia que los números vayan mejorando en lo que queda de año. Y parece que así lo auguran las actuales cifras de reserva, que sólo para el verano han aumentado en un 27 % respecto al verano de 2015.
Y no es algo a tomar a broma, sobre todo si tenemos en cuenta la gran repercusión económica que tiene para Cataluña este tipo de turismo. A comienzos de 2010, el crecimiento de este tipo de turismo en Cataluña ha ido avanzando a pasos agigantados. Según los datos recogidos, ha ido aumentado en 2 dígitos desde entonces cada año. De hecho, 2013 se convirtió en poco tiempo en el año dorado del turismo ruso en Cataluña, donde se llegó a rozar el millón de turistas. Y el perfil de este turista es muy recomendable, sobre todo si tenemos en cuenta que el gasto medio de los mismos asciende a 1600 € por viaje, una cantidad mucho más elevada que la del resto de los turistas extranjeros.
Pero la situación se devaluó bastante a partir de 2014, generándose una caída libre hasta el año pasado, donde el número de turistas rusos decreció hasta casi la mitad en comparación con las cifras de 2013, según datos facilitados por la Agencia Catalana del Turismo. Los culpables de este fenómeno: la devaluación del rublo y la crisis de Ucrania. Pero, a pesar de esta drástica pérdida, España, y principalmente Cataluña, seguían ocupando el cuarto puesto favorito para visitar por estos turistas, seguido de cerca por Turquía, Egipto y Grecia. Según datos de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), la situación política y económica de Turquía y Egipto han hecho que los turistas rusos que se decantaban por estos países, se repartan entre Túnez, Crimea, Bulgaria y Grecia. Además, por supuesto, de Cataluña.

Según el presidente de la patronal hotelera, Cataluña obtiene hoy en día un 21.8 % más de gasto por parte del turismo ruso, donde la media de gasto por persona hoy en día ha crecido 164 €.
El 27 % en el incremento de reservas del turismo ruso dentro de Cataluña según los datos del CEHAT, se han establecido principalmente entre la costa Dorada, la costa Brava y Barcelona, donde se concentra el 55 % de dicho incremento. El boom del turismo ruso en España vuelve a estar activo, y es la perla del mediterráneo la que se lleva la mejor porción de la tarta con un incremento del 16.1 % frente al 0.46 % que se registra en el resto de España. De hecho, el aeropuerto de Barcelona recibe aproximadamente cada semana a unos 12.000 viajeros rusos, una cifra muy atractiva, sobre todo si pensamos en su incremento frente al año pasado, en el que se recibía una media de 9000 viajeros rusos a la semana.