Se anulan 44 convenios fraudulentos que pagaban menos de 5 € las hora a los reponedores de hipermercados

La justicia ha logrado anular 44 de los 45 convenios de empresas de subcontratas que aprobaban el pago de un salario inferior al establecido para los reponedores de hipermercados. Estas empresas inventaban comités fantasma, que firmaban convenios con sueldos inferiores a los establecidos legalmente aprovechando la reforma laboral. De esta manera lograban pagar menos de 5 € la hora a sus trabajadores. Esta situación se ha convertido en algo normal en las empresas de multiservicios que contratan las grandes compañías. Protegidas por una reforma laboral que no salvaguarda en absoluto a los trabajadores, las empresas de multiservicios han tirado por los suelos los sueldos del sector de la reposición en supermercados y diversos tipos de grandes almacenes.
Debido a la crisis muchas grandes compañías han tenido que realizar eres y externalizar muchos de sus servicios para ahorrar en costes. Debido a esta situación, se abrió un hueco en el mercado que durante años ha sido llenado por las empresas de multiservicios. Y este tipo de empresas, aprovechando un agujero legal a raíz de la reforma laboral de 2012, han estado pagando menos de los 6 € por hora que han de cobrar los reponedores según convenio. Según explicaba la responsable confederal de externalizaciones y empresas multiservicios de Comisiones Obreras, Encarni Bonilla a El Confidencial, estas empresas han llegado a pagar sueldos muy por debajo de los 5 €.



Pero, ¿cómo ha podido darse esta situación?

Esta situación ha podido darse con el vacío legal que se ha creado desde la reforma laboral de 2012. Según esta reforma, si una empresa firma un convenio colectivo, este convenio prima sobre el del propio sector.
De esta manera, estas empresas multiservicios se han encargado de crear convenios fraudulentos a partir de la creación de comités de trabajadores -en ocasiones fantasma- en los que se establece un sueldo inferior al mínimo acordado en el sector. A raíz de la reforma, estos convenios fraudulentos son los que priman por encima de las indicaciones establecidas por el propio sector. Es decir, que si el sueldo mínimo por convenio para el sector de los reponedores es de 6 €, este puede reducirse mucho más si un comité empresarial firma un convenio con condiciones salariales inferiores.
Por suerte, y a pesar de que este sector es uno de los más desfavorecidos –sus trabajadores firman lo que sea con tal de poder tener algo de trabajo-, la Audiencia Nacional ha logrado desmantelar 44 de los 45 convenios que han sido recurridos. Lo que la justicia ha alegado es que estos convenios no cumplían el principio de correspondencia. Es decir, que no se encargaban de representar a los trabajadores de dichas empresas.
Un tipo de acción que en ocasiones está incluso respaldado por las grandes compañías que subcontratan a estas empresas para poder externalizar sus servicios. De hecho, muchos eres han sido firmados antes por los comités de empresa con la posterior intención de externalizar servicios y reducir costes salariales. Está claro que hay que cambiar el modelo y evitar que tanto este sector como cualquier otro se encuentre en una situación tan precaria. Sin unos trabajadores con un sueldo digno es imposible labrar un país que se recupere económicamente y que pueda seguir manteniendo el estado de bienestar. Si este tipo de indicativas siguen activas por parte de las empresas y las grandes multinacionales, muy pronto nos tendremos que enfrentar a un terrible estado de pobreza dentro de nuestro país.