Consejos para elegir un fondo de inversión

Aquellos inversores menos amantes del riesgo o los que se acercan por primera vez a este mundo, buscan en muchas ocasiones un fondo de inversión para obtener beneficio de sus ahorros.
Los fondos de inversión, también conocidos como fondo mutuo, son una institución de inversión colectiva, o ICC, donde se juntan los fondos de varios inversores para minimizar el riesgo de las operaciones. Los fondos son administrados por una sociedad administradora que puede ser un banco u otro tipo de institución financiera.
El rendimiento del fondo se puede cobrar en el momento en el que se hace efectiva la venta de las participaciones que cada cliente posee. Según el plazo que se fije se tratará de fondos a corto, a medio o a largo plazo.
Aquellos inversores que buscan diversificar su capital en diferentes activos que no entrañen un excesivo riesgo suelen interesarse por buscar un buen fondo de inversión para obtener una rentabilidad moderada a cambio de sus ahorros. Pero, ¿cómo podemos elegir un fondo de inversión? ¿Cuál es el más adecuado según nuestra situación?
Aunque el producto más adecuado para uno no tiene porqué serlo para otro, desde Capital Privado Barcelona queremos ofrecerte algunos consejos para elegir un fondo de inversión a tu medida. ¡Comencemos!

Analiza adecuadamente tus propias finanzas

Antes de decantarse por un fondo de inversión u otro, o por cualquier otro tipo de inversión para obtener beneficios, es importante conocer el estado de nuestras finanzas. Tener un conocimiento real del capital que tenemos es una manera segura de saber de cuánto dinero podemos disponer para invertir. Además, podremos afinar la búsqueda y saber si nos interesan más fondos de inversión a corto, a medio o a largo plazo. Por ejemplo si no estamos dispuestos a invertir capital durante mucho tiempo, en ese caso el largo plazo no es nuestra solución.

Usar comparadores gratuitos

Hoy en día internet ofrece múltiples opciones para comparar entre uno y otros fondos. Puedes hacerlo a través de múltiples comparadores completamente gratuitos que encontrarás fácilmente en la red. Por ejemplo, puedes recurrir a la página web de quefondos o bien a HelpMyCash para estar al tanto de las opciones actuales y revisar cuáles son las más adecuadas para tu situación económica particular.

Leer el DFI

Ahora que ya hemos decidido qué fondo se aproxima más a lo que estamos buscando, es el momento de leer el DFI o Datos Fundamentales para el Inversor. Podrás acceder a esta información a través de la CNMV o bien a través de la página web de la entidad financiera donde has contratado el fondo. Esta información es valiosísima y te permitirá conocer el fondo de inversión en el que estás participando. Entre los datos principales encontrarás.

  • Datos sobre el objetivo y la política de la inversión en cuestión. 
  • Horizonte de inversión. Este apartado especifica el tiempo que el fondo se plantea para poder cumplir los objetivos fijados. Podrás saber de este modo si el plazo de este fondo es adecuado para ti y si tienes posibilidades de recuperar tu inversión antes de tiempo.
  • Datos sobre el perfil de riesgo. La escala establecida por la CNMV sobre el perfil de riesgo de las inversiones va del 1 al 7, siendo 1 la de menos riesgo y 7 la de máximo. Es imprescindible que conozcas esta información pues no todos los inversores están dispuestos a asumir riesgos elevados. No obstante, ten en cuenta que a mayor riesgo mayor rentabilidad. 


Comprobar la trayectoria que tuvo el fondo de inversión en el pasado

No está de más que compruebes la rentabilidad del fondo que te interesa en épocas pasadas. Aunque una norma de la inversión es que una buena rentabilidad pasada no implica una buena rentabilidad futura, te puede servir para orientarte sobre el comportamiento de dicho fondo de inversión.