Sube la cuota de autónomos durante el próximo mes de julio

Ahora que los Presupuestos Generales del Estado 2017 ya han pasado a la fase final todos los españoles estamos expectantes de su paso por el Senado. Tras este proceso, donde no se harán grandes cambios, regresarán al Congreso para ser aprobados y puestos en marcha. 
Y entre las novedades que estos Presupuestos Generales incluyen se encuentra la subida de la cuota de autónomos durante el próximo mes de julio. Algo que no nos viene de nuevo y que no ayuda en absoluto a luchar contra una estructura tan deficiente como es la de ser autónomo en España. 
La subida, sin embargo, no es demasiado elevada. En total asciende a 8 euros de gasto más al mes para la base mínima de cotización. 

¿Por qué sube la cuota de autónomos durante el próximo mes de julio?

La razón por la cual sube la cuota de autónomos durante el próximo mes de julio es sencilla. El sueldo mínimo interprofesional en España pasa de los actuales 893.10 € a 919. 80 €. Esta subida implica un aumento de la cuota de 8 € que afectará al 80 por ciento de los autónomos de España. Ya que tan solo el 20 por ciento cotiza por encima del mínimo. Es decir, que a partir del mes de julio la base mínima de cotización ascenderá a 275 € frente a los 267.04 € que se registraba hasta ahora. 
Por otro lado, la base máxima de cotización se establece en 3751.26 €, lo que supone un incremento del 3 por ciento en cuanto a las cifras de 2016. Durante el año pasado la base máxima de cotización ascendía a 3642 €. Esto implica que la cuota máxima pasa a situarse en 1121.63 € frente a los 1088.95 € al mes que se pagaban en 2016. 
A pesar de que la subida sea prácticamente anecdótica, pone una vez más de manifiesto las irregularidades que hay en uno de los sectores más maltratados por la crisis. No hay que olvidar que durante este tiempo los autónomos han tenido que enfrentarse a una disminución muy elevada de clientes, y por tanto de ganancias, mientras que la cuota de autónomos, sin embargo, no ha hecho más que crecer año tras año debido a un aumento constante de la base mínima de cotización. 
Esto hace que un sector tan frágil como el de autónomos tenga cada vez las posibilidades de mantenerse muy crudas. Y, a pesar de las supuestas buenas intenciones del Gobierno con este grupo laboral, lo cierto es que los autónomos siguen estando muy lejos de conseguir que sus reivindicaciones históricas se tomen en serio y se pongan en marcha. Principalmente aquella que solicita que cada autónomo en nuestro país cotice realmente en función de lo que factura al mes. 
Igualmente sigue sin haber una fecha para aprobar la Ley de medidas urgentes del trabajo autónomo, donde ni siquiera se encuentra esta solicitud. Según los expertos esta Ley llegará de forma tardía, incompleta y será un parche más a falta de una verdadera reestructuración. Que es precisamente lo que necesitan los autónomos. 
Los más realistas consideran que la muy necesitada reforma de la RETA quedará de nuevo en el olvido hasta que dentro de cuatro años vuelva a ser necesario el voto de los autónomos para ganar las elecciones. Mientras tanto, está claro que los autónomos tendrán que asumir esta subida, como el resto de las que hay año tras año sin ver ninguna mejora en su situación administrativa.