Trinitario Casanova sigue adelante con la venta del Edificio España

El gran empresario murciano, Trinitario Casanova, no deja de sorprendernos. Después de la compra del Edifico España al Grupo Wanda, ha logrado obtener un beneficio de 3 millones revendiéndolo y reservando parte del interior para gestionarlo él mismo. Un total de 15.000 metros cuadrados de espacio comercial que gestionará él mismo.
La operación que comenzó hace más de un año, cuando Casanova obtuvo de Wang la opción de compra exclusiva, se ha cerrado por fin durante la semana pasada. Wang Jianlin no pudo más que vender el Edificio España al magnate ante las múltiples trabas que, según él, el ayuntamiento de Madrid le ofrecía a su proyecto. No es de extrañar que aceptara sin dudárselo dos veces la compra por parte de Casanova cuando vio que podría recibir algo más de los 250 millones de euros que había pagado al Banco Santander por él durante el año 2014. 

Trocear para ganar

Y aquí es donde entra precisamente en juego la oferta de Casanova. Aunque el magnate murciano había vendido una idea sobre su interés de promover el desarrollo inmobiliario en tan singular edificio, lo cierto es, que una vez más, ha optado por trocear para ganar. De esta manera ha vendido el edificio por partes al mejor postor.
Una vez que Casanova obtuvo la opción de compra por parte del presidente del Grupo Wanda, el siguiente paso fue asegurarse de que podría llevar a cabo su proyecto con el ayuntamiento de Madrid.
La forma de conseguirlo fue seguir a rajatabla las indicaciones del ayuntamiento en cuanto a no tocar ninguna parte de la fachada por ser considerada como parte del patrimonio nacional. 
Y este pasado jueves 1 de junio, Casanova terminaba de tejer su red para obtener beneficios de la transacción. Justo este día, en el que cumplía el plazo para terminar de abonar al Grupo Wanda lo pactado, el magnate murciano extendió un cheque a Wang por valor de 252 millones de euros completando de ese modo los 272 millones que se habían acordado como precio. No hay que olvidar que para obtener la opción exclusiva de compra Casanova adelantó a Wang 20 millones de euros. 
El mismo día Casanova recibía de la cadena hotelera RIU un cheque de 272 millones de euros. La cadena hotelera tiene la intención de crear un hotel de lujo en la que habrá cabida para dos grandes piscinas con vistas a la Gran Vía. El grupo mallorquín quiere apostar claramente por el turismo de lujo en la capital con esta adquisición. 
De esta manera Casanova recuperaba íntegramente todo lo pagado al Grupo Wanda por el Edificio España y obtenía además una comisión que, según diversas fuentes del mundo inmobiliario, asciende a unos 3 millones de euros. Es decir un 1 por ciento del montante traspasado. 
Y no solamente ha obtenido una comisión verdaderamente atractiva por esta operación. Casanova, además, se ha quedado con la gestión comercial de las seis primeras plantas del edificio. En total estas seis plantas suponen el control sobre 15.000 metros cuadrados de este singular edificio que serán destinados al comercio. La idea de Casanova es dar cabida a grandes marcas de lujo por medio de locales comerciales. Con esta gestión el empresario murciano podría obtener unos 100.000 euros en concepto de pre comercialización del inmueble. Si logra alquilar todo el espacio comercial cuya gestión se ha reservado, el importe podría alcanzar fácilmente los 3 millones de euros. 
Una jugada maestra del que es conocido como el “rey de las comisiones”.