Aumenta la morosidad en la banca a niveles de 2012

A pesar de que el Gobierno no para de insistir en que nos encontramos ante un periodo de crecimiento económico todos los datos parecen indicar lo contrario. Desde la perspectiva de los ciudadanos, más del 70 por ciento no considera en absoluto que la situación económica haya mejorado. Además el riesgo de pobreza sigue aumentando entre los trabajadores con empleos cada vez peor pagados y de menor duración. 
Si a estos datos le sumamos el aumento de la morosidad en la banca a niveles de 2012, está claro que los españoles no se encuentren en una situación mejor. 

La morosidad de los créditos que los bancos, cajas y cooperativas conceden tanto a empresas como a particulares se ha visto incrementado en un 8.85 por ciento tan solo durante este mes. El mes pasado la cifra alcanzaba el 8.827 por ciento. Estos porcentajes recuerdan a los niveles de mora que se vivieron el pasado abril de 2012, momento en el que se alcanzó el 8.7 por ciento. 
Estos datos ya llevan implícito el cambio de la clasificación de los Establecimientos Financieros de Crédito (EFC). Desde el pasado enero de 2014 estos establecimientos han dejado de ser considerados como entidades de crédito.

  • En cuanto a la relación de créditos dudosos estos se han experimentado una bajada por quinta vez consecutiva según los datos ofrecidos por el Banco de España. En total han caído hasta los 111.656 millones de euros.
  • Si nos fijamos en la concesión de créditos esta se ha visto reducida en un 0.38 por ciento en abril comparado con las cifras obtenidas en marzo. En términos interanuales la reducción en la concesión de créditos se sitúa en un 2.14 por ciento. 
  • El ratio de morosidad también se sitúa en un 8.85 por ciento ya que el saldo se ha visto reducido con la exclusión de los créditos de EFC. 


¿En qué situación se encuentra la morosidad en España? 

Según Javier Urones, analista de XTB, la morosidad se mantiene estancada por debajo del 9 por ciento. La mayor morosidad se sigue concentrando en:

  • Los créditos a la construcción y al promotor. A pesar de que hayan descendido en un 10 por ciento en términos interanuales, ambos se posicionan por encima del 24 por ciento. 
  • La morosidad en el sector hipotecario. Esta se sitúa actualmente en un 5 por ciento.

Por su parte el Banco Santander ha visto aumentar su tasa de morosidad con la adquisición del Banco Popular. Esta ha aumentado en un 20 por ciento. 
Tanto la morosidad como los márgenes financieros cada vez más escasos son los principales miedos a los que se enfrenta hoy en día el sistema financiero. 
A pesar de que la morosidad aumenta y se posiciona en niveles de 2012 los expertos creen que el ritmo de caída es bastante positivo. Según José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la Asociación Española de la Banca (AEB), la caída se podrá acelerar con la finalización del ajuste de la deuda hipotecaria por parte de las familias españolas. Este experto considera que el ritmo de caída de dos dígitos, en comparación con las mismas cifras del año anterior, y el ritmo de crecimiento del nuevo crédito, augura resultados mucho más positivos a corto plazo.