Baja la confianza de los inversores en Cataluña

A pesar de que el crecimiento de la economía catalana ha sido uno de los más elevados durante el comienzo de año, la confianza de los inversores baja. 
Según las cifras ofrecidas por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) la economía catalana ha crecido durante el último trimestre un 1.1 por ciento. Lo que supera la media española para el mismo periodo. En este caso el crecimiento se posiciona en un 0.9 por ciento.
Sin embargo las buenas perspectivas económicas no convencen a los inversores. Según el Índice de Confianza de los Inversores elaborado por JP Morgan, esta autonomía tiene la confianza inversora más baja y cada vez crece un poquito menos. 
A pesar de que las cifras se mantienen en positivo con 0.2 puntos, estas no llegan a alcanzar la media de confianza inversora que hay en el resto del territorio español. No hay que olvidar que la media española supera los 1.73 puntos. 
Aunque este año es el primero desde 2014 en el que los datos sobre la confianza de los inversores son positivos en España, tanto Castilla la Mancha como Cataluña se llevan los peores resultados. Mientras que la primera cuenta con 0.5 puntos de confianza, la segunda, como ya hemos adelantado, solo llega a los 0.2 puntos. 

La confianza de los inversores en España

Según JP Morgan Asset Management, el que el índice de confianza aumente paulatinamente en España está directamente relacionado con los siguientes factores: 

  • Los inversores tienen la confianza en que los mercados bursátiles crezcan durante los próximos meses.
  • Además, consideran que habrá una mejora en el empleo. 
  • Comienzan a vislumbrarse los primeros síntomas reales de una recuperación económica en España. 

En cuanto a Cataluña, a pesar del sano índice de crecimiento económico que se espera durante los próximos meses, no consigue convencer a los inversores. Y uno de los elementos que sin duda está provocando esta desconfianza es el temido independentismo catalán. Según un barómetro de empresas realizado por Deloitte, tres de cada cuatro directivos que fueron consultados para obtener estos datos consideraban que la posible independencia de Cataluña va a resultar enormemente perjudicial. Tanto para la economía española como para la catalana. 
Sin embargo, y a pesar de estos miedos, la economía catalana sigue creciendo a buen ritmo. Sin duda los principales motivos que fomentan este crecimiento son:

  • La mejora del turismo durante los últimos meses.
  • La mejora del comercio.
  • El crecimiento de la hostelería.

Tres sectores que siguen en perfecto desarrollo y que no se ven afectados por cuestiones políticas. 

Cómo crece la economía catalana

A pesar del discurso de la Generalitat sobre la desvinculación de la economía catalana del resto de España, lo cierto es que su crecimiento se desarrolla a la par que el del Producto Interior Bruto (PIB) nacional. 
En cuanto al comercio, Cataluña presenta en este momento un saldo positivo respecto al resto de comunidades autónomas de España. Aunque también comparte un saludo negativo en el exterior. 
Según los datos ofrecidos por Comercio en cuanto al crecimiento que obtuvo Cataluña durante el año pasado, se puede ver con facilidad que su economía está directamente asociada al hecho de que Cataluña es el centro de redistribución de importaciones para toda España.