La CNMC pide al Gobierno que invierta los 1000 millones de superávit en el recibo de la luz para indemnizar a las eléctricas

Durante más de 14 años el sistema eléctrico español ha sido capaz de acumular una deuda que llegó a superar los 30.000 millones de euros. Esto monumental deuda se amasó debido a que pagan los clientes en el recibo de la luz no es suficiente como para cubrir todos los gastos que acumulan las eléctricas. Esto ha dado lugar al déficit de tarifas, del que en la actualidad todavía queden por pagar más de 23.000 millones de euros.
Sin embargo, tras la reforma eléctrica que emprendió el primer Gobierno de Mariano Rajoy se está obteniendo poco a poco capital para lograr acabar con esta deuda. Entre las principales reformas que llevamos viviendo desde hace ya varios años destacan: 

  • Las múltiples subidas de la tarifa de la luz. 
  • Los recortes a las retribuciones de las compañías. 
  • La creación de nuevos impuestos sangrantes para obtener más liquidez.
  • El fin de las ayudas a las energías renovables, etcétera. 

Con estos movimientos, aunque no se ha finiquitado la deuda, sí se ha conseguido frenar el déficit que las compañías eléctricas llevan viviendo desde hace décadas. Estas medidas no solo han conseguido acabar con el agujero sin fondo en el que vivían inmersas las eléctricas, sino también crear un superávit de 1000 millones de euros. 



¿Qué pasará con los 1000 millones cobrados de más en el recibo de la luz? 

Tras la Reforma eléctrica durante el año 2014 el Gobierno había logrado no solo acabar con el déficit sino tener un superávit de 550,3 millones de euros. En 2015, mientras muchas personas no podían hacer frente a la factura de la luz y continuaba creciendo la pobreza energética, el sistema acumulaba otros 469,3 millones de euros. Con la suma de ambas anualidades se obtienen los más de 1000 millones de euros de superávit. En total estos 1019,6 millones de euros son la desviación entre los ingresos y los costes que todos los españoles hemos tenido que asumir desde la reforma eléctrica. 
El próximo mes de noviembre la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia) cerrará la liquidación correspondiente al ejercicio del año anterior. Según la previsión oficial del Gobierno se espera un nuevo superávit de aproximadamente 110 millones de euros. Sin embargo, fuentes del sector eléctrico calculan que dicho superávit en realidad puede llegar a superar con creces los 500 millones de euros
En total la cuenta bancaria, actualmente bloqueada, que contiene el superávit de las eléctricas para finales de año probablemente superará los 1500 millones de euros.
Según establece la Ley del Sector Eléctrico el Gobierno debería de destinar estos 1500 millones de superávit a hacer frente al abono del déficit de tarifas de más de 23.000 millones de euros. No hay que olvidar que casi 800 millones de euros de este total corresponden a los intereses. Y que estos seguirán creciendo año tras año. 
La CNMC lleva exigiendo desde que hay superávit que se vaya anulando parte de la deuda contraída con las eléctricas. Sin embargo el Gobierno no ha hecho más que acumular el capital y dejarlo parado en una cuenta del Popular. Según el Gobierno esto ha sucedido porque para poder ir pagando parte de la deuda el Gobierno tendría que comprársela a los bancos a los que en su día se la vendió. Lo que puede resultar demasiado costoso y complicado. 
El Gobierno, sin embargo, pretende utilizar este capital para pagar las indemnizaciones que vayan surgiendo de las sentencias judiciales. En vez de para anular deuda, tal y como estaba estipulado. Para hacer este movimiento el Ejecutivo dejó abierta una puerta en los PGE 2017 que se lo permitiera.