El pequeño comercio no pasa por su mejor momento en Barcelona

Por desgracia el pequeño comercio no pasa su mejor momento en Barcelona. De hecho según los expertos se encuentra al borde de la recesión. Debido a la inestabilidad política, y la tensión que esta situación ha generado, se han registrado caídas nunca vistas desde el pasado mes de septiembre. Hasta tal punto que muchos pequeños comercios, si la situación no mejora, se verán obligados a echar el cierre. 
Según Agrupació de Botiguers i Comerciants de Catalunya la caída en ventas se sitúa en torno al 3 % en toda Cataluña y alrededor del 11 % en Barcelona. 
Unos datos verdaderamente preocupantes si tenemos en cuenta que esta es una de las regiones españolas con mayor presencia de pequeño comercio. Hoy en día existen más de 100.000 pequeños comercios asentados en esta zona que dan trabajo a unos 350.000 ciudadanos. Se trata en la mayor parte de los casos de pequeñas empresas familiares con una media de 3 empleados. De ahí que sufran mucho más las consecuencias de la inestabilidad política que las grandes superficies (que también lo están notando en sus hojas de resultados).



Qué segmentos se están viendo más afectados

En general la inestabilidad política está afectando a todos los pequeños comercios. Sin embargo hay ciertos segmentos que lo están notando todavía más. Un caso claro es el del sector textil tanto dedicado al mundo de la moda como al del hogar. El sector hostelero llevan a registrado hasta el día de hoy un descenso en su facturación que supera el 30 % en muchos casos.
La situación es todavía más peliaguda en las zonas más céntricas y comerciales que dependen en gran medida del turismo para conseguir cubrir sus objetivos. Las concentraciones y diversas manifestaciones han afectado muy negativamente a estos pequeños negocios durante los meses de septiembre y octubre. 
Hasta tal punto que las ventas semanales en estos meses han ido cayendo entre un 20 % y un 46 % en las zonas donde se han concentrado la mayor parte de manifestaciones. Esto es en la Rambla de Cataluña, la zona de la Gran Vía o la del Paseo de Gracia. 
La pérdida de visitantes y la caída del sector turístico siguen dejando huella en esta región. Una huella que parece que continuará presente durante las vacaciones navideñas como demuestra la caída de las reservas hoteleras. Esta situación tan negativa está afectando a todos los niveles económicos en la Perla del Mediterráneo. Tal y como ha llegado a reconocer el propio ayuntamiento. 

¿Qué podemos esperar en los meses venideros?

Según José Guerrero, secretario general de la CEC (Confederación Española de Comercio) aunque esta incertidumbre está dejando huella en el consumo todavía resulta algo pronto para poder determinar cómo va a evolucionar la situación en un futuro inmediato. No hay que olvidar que a diferencia de lo que sucede con sectores como el de la hostelería o el turismo, los pequeños comercios no notan los efectos de manera tan inmediata. Según Guerrero se prevé que el crecimiento del pequeño comercio durante este año seguirá en la línea de 2016. Donde el crecimiento se situó en un 3 %. Probablemente se crezca algo menos pero continuará en positivo. 
Tendremos que esperar todavía algo de tiempo para comprobar si los augurios del CEC son correctos. Esperemos que sí y que no se detenga el crecimiento del pequeño comercio en Barcelona.