2017, el año más caro en la factura eléctrica desde hace diez años

Por desgracia 2017 ha logrado batir récords en cuanto al precio de la factura eléctrica. De hecho, tras el cierre de año, 2017 se ha convertido en el año más caro en el consumo de electricidad. En comparación con las cifras de 2016 ha habido un incremento de la factura de la luz de un 31,6 %. Una subida verdaderamente salvaje.
Durante los últimos diez años no se habían registrado subidas tan agresivas como las que ha tenido 2017. Desde 2008 no se registraban unos datos tan elevados. 



La subida de la electricidad afecta directamente a la factura de la luz

Esta subida de la tarifa eléctrica afecta directamente a los consumidores que están adscritos a la PVPC. La tarifa regulada de la luz o Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor.
No hay que olvidar que el 35 % de la factura de la luz está directamente asociado al precio de la energía. El 65 % restante se divide entre los impuestos, que suponen el 20 % de la factura, y los peajes de acceso, que se llevan el 45 % restante.
En total el recibo de la luz se ha disparado en un 10 % en el total del año. Tal y como se demuestra en los datos ofrecidos por el Ministerio de Energía. Para entenderlo más fácilmente hagamos un ejemplo en cifras. Aquel ciudadano que el año pasado pagó unos 759 € en total en su factura de la luz (con una potencia media contratada de 4,4 megavatios y un consumo de 3.900 kw/ hora), este 2017 habrá abonado unos 835 € por el mismo consumo y potencia. 

¿Qué ha provocado este encarecimiento tan desmesurado de la factura eléctrica?

Básicamente este encarecimiento ha estado muy ligado a las condiciones meteorológicas. No hay que olvidar que la sequía que ha afectado tan gravemente a nuestro país ha provocado que la producción hidroeléctrica se desplomara durante el 2017. Como consecuencia ha sido necesario aumentar la producción de gas y de carbón para obtener energía eléctrica. El aumento de estas dos fuentes de energía ha encarecido considerablemente la minuta. El consumo de gas se ha disparado en un 32,9 % mientras que el consumo de carbón lo ha hecho en un 22,6 %. El aumento del uso de estas dos energías está directamente relacionado con una factura mucho más cara. Los precios de la energía eléctrica se pueden reducir siempre y cuando el uso de estas dos fuentes de energía se contenga. Sin embargo, si es necesario acudir a ellas por falta de energía hidroeléctrica, como consecuencia el precio de la luz se dispara. 

Si te ha resultado interesante este artículo sobre la factura eléctrica…

Si te ha resultado interesante este artículo sobre la subida del precio de la electricidad en 2017 estamos seguros de que los siguientes enlaces te interesarán:


Esperemos que poco a poco los gastos en energía eléctrica vayan reduciéndose para evitar que siga aumentando la pobreza energética en nuestro país. Los precios abusivos obligan a muchas familias a tener que prescindir de esta energía en los periodos más fríos del año.