¿Sabes quién ha heredado el imperio de IKEA?

La semana pasada dijimos adiós al fundador de una de las tiendas de muebles más emblemáticas a nivel internacional. Nos referimos a IKEA. Ingvar Kamprad nos abandonaba para siempre después de haber dedicado más de 75 años a construir este gigante del mundo de la decoración y los muebles. 
Sin duda no solo será recordado por crear esta marca de muebles sino también por su astucia y exigencia en el mundo de los negocios. 
No hay que olvidar que Kamprad tuvo que enfrentarse durante su vida a duras pruebas para forjar su emporio: mantener a raya su alcoholismo, sus conexiones con el nazismo durante la II Guerra Mundial o problemas ya ligados a su empresa. Como el espionaje sufrido en Francia, la tala masiva de árboles o la corrupción en Rusia. 
Sin embargo, y a pesar de los errores que pudo cometer en su pasado, se mostró ante la prensa tal cual era y no huyó de sus fallos. Los reconoció en intentó mejorar año tras año. Una conducta que marcó la diferencia entre los suecos. Cuyo país le apoyará siempre por su humildad y por su duro trabajo hacia el éxito.



IKEA en manos de los herederos

Muchos no saben qué ocurrirá ahora a nivel interno con la gran compañía. Esta quedará a partir de ahora en manos de sus tres hijos. Ninguno de los cuales ha sido criado en Suecia. A pesar de haberse criado en un mundo completamente diferente al de su padre comparten con él ciertos aspectos. Como por ejemplo su poca visibilidad en los medios. Casi nunca se sabe nada de ellos y no suelen conceder entrevistas. Cuando aparecen en público lo hacen juntos y siempre en situaciones controladas. La última entrevista que concedieron Mathias, Jonas y Peter, los hijos del fundador de IKEA, fue en el año 1998. 
Esta entrevista formó parte del famoso libro La historia de IKEA en el cual su padre hablaba de declarar un heredero para su imperio. Sin embargo esta acción que jamás se llevó a cabo. 
De hecho en vez de decidirse por uno de sus herederos Kamprad creo una estructura societaria muy fuerte con la que evitar posibles disputas por la herencia. Con esta estructura no solo dividió la responsabilidad de la empresa entre cada hermano (ofreciéndole a cada uno la dirección de una parte de este imperio. En la que más destacasen). También se blindó contra posibles operaciones hostiles y pudo sortear los duros impuestos suecos. 

IKEA y el control familiar

A pesar de que la presencia de la empresa en el consejo de las diversas fundaciones es minoritaria, todo apunta a que el control sigue en sus manos. Al menos desde la sombra. Por ejemplo uno de los hermanos, Peter, es el presidente del grupo Ikano, por medio del cual se controla la fortuna de la familia. 
En cuanto a Mathias siempre se ha considerado que era el más adecuado para dirigir la empresa. Sin embargo en el 2016 decidió renunciar a la presidencia de Inter IKEA, organización propietaria tanto de las franquicias como de la propia marca. 
Por último Jonas es el más reservado de los tres hermanos y uno de los más creativos. Quizá en este aspecto es el más parecido a su difunto padre. Forma parte del consejo de Ikano y de Ingka.