Qué tipos de prestamistas hay

Hoy en día las posibilidades de obtener dinero rápido u otro tipo de préstamo son bastante elevadas. Ya que existe una gran variedad de prestamistas en el mercado. Sin embargo, dependiendo de nuestra situación financiera y del tipo de préstamo que estemos buscando puede que nos compense más acudir a uno o a otro. 
Por este motivo desde Crédito Particular queremos darte algunos trucos para que sepas qué tipos de prestamistas hay. De este modo te resultará más sencillo decantarte por uno u otro según el momento. ¿Te gustaría saber más sobre el tema? En ese caso, no dejes de leer el siguiente post. Comencemos. 


Tipos de prestamistas

A grandes rasgos podemos dividir los tipos de prestamistas en tres. 
  1. Los prestamistas bancarios
  2. Los prestamistas de capital privado 
  3. Los prestamistas particulares 

Veamos las características que los distinguen con más calma.

Prestamistas bancarios

Cuando hablamos de este tipo de prestamistas lo hacemos para referirnos a las entidades financieras tradicionales. Ya se trata de las cajas o de los bancos de toda la vida. Hasta hace unos años esta opción era la única para conseguir un préstamo en unas condiciones aceptables. Sin embargo hoy en día las ofertas que lanzan son mucho más restrictivas que las de otro tipo de prestamistas. Además obligan en la mayor parte de los casos a adquirir productos o servicios vinculados a cambio de los préstamos. Algo que a lo mejor no nos interesa contratar. Este tipo de prestamistas tienen sus pros y sus contras. 
  • Entre sus ventajas podemos hablar de unos intereses normalmente bastante ajustados. 
  • Pero no podemos perder de vista los inconvenientes. Principalmente que no aceptan clientes con un historial crediticio que no sea intachable. Que obligan a contratar productos y servicios vinculados en la mayor parte de los casos. Y que son muy estrictos en cuanto a los requisitos para aceptar clientes. 

Prestamistas de capital privado

En este bloque se encuentra precisamente la empresa de Crédito Particular. Este tipo de prestamistas está compuesto por empresas financieras especializadas en ofrecer préstamos. Estos se dan para todo tipo de clientes, tanto particulares como empresas. 
El dinero con el que cuentan para poder realizar los préstamos proviene de particulares interesados en invertir en productos que les ofrezcan una alta rentabilidad. Y además en ayudar a otras personas o empresas a poder crecer y superar sus baches económicos. 
Dentro de los prestamistas de capital privado hay varias modalidades. Por ejemplo:
  • Las plataformas de p2p
  • Las empresas especializadas en préstamos rápidos

No olvidemos sus pros y contras. 
  • En cuanto a sus ventajas podemos hablar de una menor restricción a la hora de conceder préstamos. De hecho muchas de estas empresas ofrecen dinero incluso a clientes considerados de alto riesgo por los bancos. Además carecen de productos vinculados y son muy rápidos a la hora de dar dinero. Están regulados por el Ministerio de Sanidad y Consumo, por lo que son una apuesta segura. 
  • Respecto a sus inconvenientes lo normal es que los intereses sean más elevados puesto que el riesgo que asumen en las operaciones es más alto. 

Prestamistas particulares

El último gran grupo de prestamistas lo forman los prestamistas particulares. Aquellos que trabajan de manera individual y que tratan directamente con el cliente. En estos casos suele ser necesario disponer de un aval o garantía con el que estar protegidos si se produce el impago. 
Este tipo es el más peligroso de todos pues carece de regulación legal. De hecho la mayor parte de los fraudes en este sector se desarrollan aquí ya que muchos estafadores se hacen pasar por prestamistas particulares. 
  • Entre sus ventajas destacan los bajos intereses.
  • Respecto a sus inconvenientes se encuentra la alta tasa de fraude que se desarrolla en este sector.