¿Sabes cómo funcionan los préstamos rápidos?

Dentro delos tipos de financiación que existen los préstamos rápidos son uno de los más utilizados durante los últimos tiempos. Y aunque no llevan muchos años en el mercado español se han instalado en él con fuerza. Y no es de extrañar si pensamos que son mucho más sencillos de conseguir a nivel administrativos que los productos financieros que ofrecen los bancos. De hecho en muy pocas horas podrás contar con el dinero que has solicitado. 
Sin embargo, ¿sabes cómo funcionan los préstamos rápidos? En Capital Privado MB te lo contamos. 


Los préstamos rápidos

Los préstamos rápidos son aquellos productos financieros que las entidades de capital privado ofrecen a todo tipo de clientes y para sufragar todo tipo de pequeños gastos. En total puedes obtener aproximadamente importes de entre 50 € y 1.200 € en menos de 15 minutos. Son perfectos para darse un pequeño capricho o bien para saldar una deuda no muy elevada. 

Ventajas de los préstamos rápidos

Entre las ventajas de este tipo de productos destacan sin duda las siguientes:

  • Se obtienen a través de Internet. Por tanto no tendrá que personarte en ninguna sucursal bancaria para que te los concedan. 
  • Son verdaderamente rápidos. A diferencia de los productos financieros que ofrecen los bancos, los cuales pueden llegar a tardar incluso semanas. Este tipo de préstamos se conceden y se ingresan en menos de 15 minutos. 
  • Puedes encontrar ofertas muy interesantes debido a la elevada competitividad del sector. De hecho hoy en día hay empresas de capital privado que ofertan el primer préstamo rápido a sus clientes sin tener que pagar intereses. O que les brindan la oportunidad de devolverlo hasta en 90 días cuando lo habitual son 30. 

Principales inconvenientes de los préstamos rápidos

Como todo, los préstamos rápidos también tienen sus contras. Lo más destacados son:

  • Elevada tasa de interés. Al ser un préstamo en el que prácticamente no se exige control sobre el cliente y el dinero se ingresa tan rápido, es normal que los prestamistas soliciten una tasa de interés alto. Esta, según el Banco de España, es de aproximadamente un 1,1 % diario.
  • Los importes son reducidos. Por tanto no son suficientes para cubrir deudas de cantidades elevadas. 
  • Hay que ser cuidadoso con la letra pequeña. Muchos de estos productos incluyen comisiones y penalizaciones elevadas por retraso en el pago.

Los préstamos rápidos y Asnef

Quizá uno de los motivos que han convertido este producto financiero en uno de los productos estrella de las empresas de capital privado es que pueden ser solicitados por todo tipo de clientes. Incluidos aquellos cuyo historial de crédito no es bueno. Por ejemplo, aunque estés inscrito en Asnef puedes acudir a este tipo de financiación y obtener algo de dinero. 
La banca tradicional, sin embargo, deniega los créditos a cualquier usuario que no disponga de un historial de crédito acertado o que no tenga una nómina estable. Esto no te sucederá con los préstamos rápidos. 
No obstante son productos caros de los que no hay que abusar. Cualquiera puede utilizados de vez en cuando pero es importante que no sirvan para sustentar nuestra economía. De otra manera lo único que conseguiremos es terminar cayendo en el sobreendeudamiento. Piensa que los intereses son muy altos y que por cada 100 € de préstamo al mes tendrás que pagar 30 €. 

¿Te ha resultado interesante este artículo?

En ese caso te animamos a que eches un vistazo a otras publicaciones de nuestro blog de noticias. Te recomendamos las siguientes: